4 nov. 2012

LOS EPIGRAMAS GRIEGOS EN LA POESÍA ESPAÑOLA

LOS EPIGRAMAS GRIEGOS LA ANTOLOGÍA GRIEGA
Y SU INFLUENCIA EN LA LITERATURA LATINA Y ESPAÑOLA
INFLUENCIAS DE LOS EPIGRAMAS GRIEGOS EN LA LITERATURA ESPAÑOLA

TIPOS DE EPIGRAMAS:


A.-MITOLÓGICOS, B.- LITERARIOS O FILOSÓFICOS, C.- BURLESCOS Y D.- AMOROSOS


TRADUCCIONES DEL ORIGINAL GRIEGO

A.- EPIGRAMAS MITOLÓGICOS:


TEXTO 1. - A LA DIOSA OCASIÓN. DE POSIDIPO
Recoge el refrán castellano de “ A LA OCASIÓN LA PINTAN CALVA”.

-¿Quién es, de dónde es el escultor?

– “Sicionio” (de Sición).

- ¿Cuál es su nombre?

- “¡Lisipo!”.

- ¿Y tú quién eres?

– “La ocasión omnipotente.”

- ¿Pero por qué caminas sobre la punta de los pies?

– “Siempre estoy corriendo”

– ¿Pero por qué tienes alas biformes en los talones de los pies?

– “Porque vuelo al abrigo del viento”.

- ¿Por qué llevas en tu mano derecha una navaja de afeitar? – “Como ejemplo para los hombres,

porque estoy en el momento más decisivo de toda situación crítica” (de cualquier ocasión oportuna).

- ¿Y la cabellera, por qué en ese aspecto? – “Para ser cogida por el que me salga al encuentro.”

– Sí, por Zeus, ¿Y por qué está calva en su parte posterior?

– “Pues para que el que pase corriendo a mi lado, una sola vez, con sus alados pies, no me pueda coger con la mano por detrás, ni aunque lo desee.”

- ¿Por qué te modeló así el artista?

–“Por causa vuestra, amigo, puso su enseñanza en las puertas delanteras.”



POSIDIPO, AG.16.275>Influencias en Alciato, Lope de Vega, Quevedo y El Quijote.



TEXTO 2. - “AL ESCUDO DE AQUILES”.



“Al escudo de Aquiles, al que bebió la sangre de Héctor,

El que, el Laertíada (Ulises) recibió por mal juicio de los dánaos,

Pero en un naufragio, el mar se lo llevó de nuevo junto a la tumba

De Ayante (Ayax) a donde arribó nadando, no a Ítaca.”



ANÓNIMO, AG.16.174 >influye en Alciato y Hurtado de Mendoza.



TEXTO 3. - “A AFRODITA COMPITIENDO CON PALAS ATENEA”.



ANÓNIMO, AG.16.174>En Hurtado de Mendoza y Lope de Vega.

B.- EPIGRAMA FILOSÓFICO.
Texto 4. - TÓPICOS LITERARIOS DEL “CARPE DIEM, TEMPUS FUGIT Y CÓLLIGE VIRGO ROSAS”.

“Y ahora Demócrates, bebe y ama vivamente; pues no para siempre
beberemos ni siempre con jóvenes viviremos, y coronémonos las cabezas con coronas y unjámonos con ungüento, antes de que a la tumba, esas cosas se lleven a otros,

hasta que el vino entero(de vino harto) me beba todos mis huesos y ahora

que Deucalión me ahogue en el mismo mundo de los muertos”.



Estratón, AG.11.19>Influjo en soneto de H. de Mendoza.


C.-EPIGRAMAS SATÍRICOS Y BURLESCOS.


TEXTO 5. - MENÉSTRATO CABALGANDO SOBRE UNA HORMIGA.



“Cabalgando sobre una hormiga como si fuera un elefante,

Iba el desgraciado Menéstrato, cuando de repente, cayó de espaldas

Y después de haber hollado el suelo y como tenía la ocasión(oportunidad), dijo:

“¡Oh envidia, pues así también murió cabalgando Fetonte!”.



Lucilio, AG.11.104>Juan II y Lope de Vega.



TEXTO 6. - EL PEDO (Nicarco)


Nicarco, AG.11.395 (epigrama, influyó en Quevedo)



“El pedo mata a muchos cuando está saliendo,

el pedo también vive, cuando va como melodía balbuciente,

por tanto si vive y mata de nuevo el pedo,

con los reyes igual fuerza tiene el pedo”.

Nicarco, AG.11.395>Quevedo. Abundan los símiles y metáforas de asociación de ideas como por ejemplo: Los Reyes= Pedo, Cara=Culo, Tudescos (escolta real)=pedo...



TEXTG 7.- LA NARIZ DE HERMÓCRATES Y DE CÁSTOR(HIPÉRBOLES)




Epigrama Anónimo, AG.203



7.2. - “La nariz de Cástor es cuando excava algo, un azadón,

Y trompeta cuando ronca y hoz para la siega,

En las naves, ancla, arado para el que siembra,

Para los marineros gancho, para los glotones garfio,

Para los constructores de barcos, tenazas, para los campesinos, escardillo,

Para los herreros segur(palo de hacha), para las puertas aldaba,

Así también, Cástor, ha obtenido una herramienta muy útil,

Al llevar su nariz adaptada para cualquier actividad(trabajo).”


Anónimo, AG.11.203>Quevedo.









7.1.- Hermócrates, acerca de su nariz: “Pues cuando hablamos de la nariz de

Hermócrates nos alegramos mucho por su pequeño tamaño”.



Teodoro, AG.11.198.>Quevedo.



D.- EPIGRAMAS AMOROSOS. TIPOS: DOBLE, TRIPLE AMOR, DESENGAÑOS...

8.1. -UN DOBLE AMOR.



“Un doble Amor enciende una sola alma. ¡Oh vosotros, los ojos

Que veis todo lo más extraordinario por todas partes,

Mirad al admirable Antíoco, que con sus dorados encantos sobresale

A Antíoco, flor de los hermosos jóvenes.

Que él me baste. ¿Por qué le mirasteis fijamente a los ojos, al dulce y al tierno

Estasícrates, el retoño de Pafia, de diademas de violetas?

¡Arded, consumíos, quemaos del todo ya!

¿Pues los dos no podríais poseer una sola alma?”.



Polístrato, AG.12.91. > Quevedo.



8.2. - A LAS TRES GRACIAS.



“¡Tres son las Gracias, Tres son las Horas, dulces doncellas.

Tres deseos de locura femenina me enloquecen.

Pues ciertamente a ti, tres flechas te dirigió Eros, pues así

Voy a ser herido, no por una, sino que Tres hay ya en mi corazón”.



Meleagro, AG. 9.16.> Sonetos de Quevedo.



8.3. - AMOR NO CORRESPONDIDO.



“¡Oh tú, Diodoro, en todo semejante a la Primavera, al Invierno,

mi Amor preferido al mar incierto, y unas veces me pareces muy lluvioso y otras en cambio tranquilo, sonriendo tiernamente, has rebosado por los ojos, a ciegas, como naufrago en el rompiente de las olas doy vueltas, contando las ondas, como extraviado

en una gran tormenta, pero a mí exponme al blanco de tu amor o de nuevo a tus odios. Según veo, ¿Entre qué dos olas nadamos?”.



Anónimo, AG.12.156> Quevedo.



























Influencias de las fábulas griegas de Esopo.siglo VI a.C

LA FÁBULA GRIEGA

Las fábulas, se llamaban en griego mythoi o lógoi, eran de Esopo y tienen tres partes:

1. Promition o introducción,

2. Mition: o desarrollo del tema.

3. Epimition: Epílogo, donde está la conclusión o moraleja final.

ORIGEN E INFLUENCIAS DE LA FÁBULA GRIEGA

Aunque el origen de la fábula fue en Mesopotamia, fue en Grecia donde la cultivaron ya desde el Siglo VIII a.C Hesíodo, luego en el siglo VII Semónides de Ceos, en el siglo V los filósofos, sobre todo Platón, que la utilizaban como ejemplos de sus enseñanzas, y por el fabulista Babrio, pero fue en el siglo VI a.C cuando se generalizó como género por el esclavo Esopo al que se le atribuye la invención y difusión.

LAS INFLUENCIAS:

Empiezan en Roma en el siglo I A.C y luego se extendieron prácticamente por toda Europa, pero sobre todo se cultivó en España, Italia, Francia e Inglaterra:

1. Fedro y Aviano en Roma compusieron fábulas imitando a Esopo

2. En el Renacimiento, Alciato y Leonardo da Vinci, que compuso un libro de fábulas.

3. En Francia se cultivo desde el siglo XVI, pero fue sobre todo La Fontaine quien más la difundió en el Siglo XVII y después Anouilh en el año 1961, dramaturgo francés, publicó una colección de 43 fábulas que fue muy vendida y revitalizó este género en Francia.

4. En Portugal cultiva la fábula Sá de Miranda.

5. En España tenemos una gran tradición desde las fábulas medievales, Libro de los enxiemplos, apólogos, libro de los gatos, El Ysopete historiado, El conde Lucanor, hasta el libro del Buen amor del arcipreste de Hita en el S..XIV en el que se incluyen algunas fábulas que proceden de Esopo y Fedro y aparecen insertas a modo de ejemplos. Algunas las propone el autor al lector y otras son explicadas por algún personaje. Después en Samaniego e Iriarte en el s. XVIII, en Juan Eugenio Hartzenbusch y en Ramón de Campoamor en el XIX e incluso las fábulas modernas en el siglo XX de Ramón Basterra que ha escrito un Nuevo fabulario donde los protagonistas son las máquinas.

6. En otros países como Alemania, lo trataron Gotthold Ephraim Lessing y Andersen como cuentos para niños, e Ignacy Krasicki en Polonia, en Rusia Iván Krylov, y en México José Rosas Moreno. En E.EU.U, Ambrose Bierce utilizó la fábula para la sátira política en los Estados Unidos (con sus Fábulas fantásticas y su Esopo enmendado), pero Beatrix Potter (1866-1943) fue más convencional en Gran Bretaña. También en Inglaterra John Gay compuso fábulas imitando a Esopo y al francés Florian. Incluso en E.E.U.U Walt Disney tiene la fabula del ratón de campo y de ciudad original de Esopo y que W. Disney personificada en el ratón Jerry que va a ver a su primo en la ciudad, allí se encuentran con el gato (Tom) y el de campo decide volver a su casa y a su vida tranquila.

INFLUENCIAS DE LAS FÁBULAS DE ESOPO EN OTROS AUTORES

Las  Referencias e influencias en otros autores se marcan con las abreviaturas siguientes:
 E (Esopo), F (Fedro), B (Babrio), AH (Arcipreste de Hita), L.B.A (Libro del Buen Amor), CL (Conde Lucanor),  LF (La Fontaine), Sam (Samaniego).

Las referencias a las ediciones griegas de Esopo se marcan con las abreviaturas de P (Perrry), CH (Chambry) y H (Hausrath) que corresponden a las tres ediciones que hay en griego:

1.       (P).-La edición inglesa de Perry contiene unas  273 Fábulas (edit. Oxford)
2.       (H)-La edición alemana de Hausrath, edit, Teubner, contiene unas  297 fábulas
3.       (CH)- La edición francesa de Chambry, editada por Belles Lettres, contiene unas  358 fábulas y está en versión bilingüe en griego y francés.
4.       De estas tres ediciones, tan sólo hay una versión traducida en español titulada “Fabulas de Esopo. Vida de Esopo y fábulas de Babrio”,  de la edit. Gredos, (Madrid-1985),  que recoge las 273 fábulas de la edición de Perry.

Hemos seleccionado unas 42 fábulas de Esopo que han tenido influencias en otros autores desde el latino Fedro, en Babrio y en autores de la  Edad Media hasta el siglo XVIII y XIX.
1. - LA ZORRA Y LAS UVAS. E ( P=15,CH=32), F. (IV, 3), “ de vulpe et uva”, LF (III, 11),  Sam. (IV, 6).
2. - LA LEONA Y LA ZORRA.  E (CH=194, P=125).
3. - EL ANCIANO Y LA MUERTE. E 78 = P 60, Séneca, epístola ad Lucilium (101), LF (I, 15 “la mort et le malhereux” y (I, 16) "la mort et le boucheron”), Sam (IV, 4).
4. - EL LEÓN Y LA RANA. E 141 de Perry = CH 201, Sam (IV-21).
5. - EL ASNO Y LA PIEL DE LEÓN. E 279, B 139, LF (V, 21), Panchatantra, (IV, 8).
6. - LA ZORRA Y LA MÁSCARA. E ( CH 43 = P 27),  F (I, 7), LF (V, 14), “Le Renard et le Buste”, Sam (I, 7), La zorra y el Busto.
7. - EL CABALLO Y EL ASNO. (E=141=P=181), LF (VI, 16), Sam (V, 3).
8. - LA CIERVA Y LA VIÑA.  E (CH=103-P=77), LF (V, 15). le cerf et la vigne, Sam (IV, 7)
9. - LA HORMIGA Y LA PALOMA. E(CH=242-P=235), LF   (II, 12), la fourmi et le colombe.
10. - EL CIERVO EN LA FUENTE, E (P =74), B 102, F (I, 12), cervus ad fontem, LF (VI, 9), Sam (I, 13)
11. - LA CIGARRA Y LA HORMIGA. E 112 la hormiga y el escarabajo = Ch 241, Ch 336, LF (I, 1), Babrio 140, Sam (I, 2), Antonio Mira de Amescua” Lo que toca al valor”, jornada 3ª, pág. 26 de Samaniego.
12. - EL CUERVO Y LA ZORRA. E (CH=142-165), F (I, 13), A.H, L.B.A: (1437-1444), LF (I, 2), Sam (V, 9), Mateo Alemán.
13. - LAS DOS ALFORJAS. E 303-P266, F (IV, 10), LF (I, 7) “La besace”, Sam (V, 20).
14. - EL LOBO Y EL CORDERO. E ( CH 221 = P 155),  F (I, 1), Lope de Vega(Pág. 27 de Sam),LF (I, 10),  Sam (I, 13).
15. - EL LABRADOR Y LA SERPIENTE. E 82- P 176, L.B.A: El hortelano y la culebra (1348-1354), LF (X, 1), Sam (II, 7) el hombre y la culebra. Teognis.
16. -EL LABRADOR Y SUS HIJOS. E (CH 83=P 42), LF (V, 9).
17. - LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO. E (CH 90 y Ch 287 y 288d)= P 58 (la mujer viuda y la gallina, la oca de los huevos de oro),  B (123, la gallina de  los huevos de oro), Quevedo “la hora de todos”(26), LF (V, 13) “la poule aux oeufs d’or”, Sam (V, 6).
18.-LAS MOSCAS. E (CH239=P 80), Sam (I, 11).
19.- LA LIEBRE Y LA TORTUGA. E (CH 352= P 226),LF (VI, 10).
20.- EL RATÓN DE CAMPO Y EL RATÓN DE CIUDAD. E 243, B (108), Horacio, Sátiras, Parte II, libro 6, vv.(79-117), “Beatus ille” de Horacio Epodo, oda 2, L.B.A: (1370-1386), Libro de los Gatos (“ejemplo de los mures”), Gracián, Argensola,  Pedro de Salas,  LF (I, 9), Sam ( I, 8).
21.- EL CUENTO DE LA LECHERA. Cuento de origen oriental que aparece por primera vez en el Panchatantra hindú (III a.C) y en el Calila e Dimna (VIII p.C), nº 133 de la edit, Clás. Castalia.
En España surge por 1º vez en el  S. XIV en la obra del “Conde Lucanor” de Don Juan Manuel, Los consejos que Petronio le da al conde Lucanor, en el exemplo VII: “De lo que contesçió a una muger quel dizíen doña Truhaña”.  En los S. XVI y XVII, se observa en los Pasos de Gil Vicente, “Auto de Molina Mendes” y  en “Las aceitunas “de Lope de Rueda .
En el S. XVII, en Francia.Bonaventure des Périers: “cuento 10”, que influyó en La Fontaine , (VII,10) ”La Laitière et le pot au lait”. En el s. XVIII, en España: Samaniego,( II,2) ”La lechera”.
22.- EL ÁGUILA HERIDA POR UNA FLECHA. E (CH 7), LF (VI, 6), Sam (II, 8), el pájaro herido por una flecha.
23.-EL ASNO Y LA LIRA. Fedro XIV. Asinus ad lyram (Perry 542),  Iriarte (el burro flautista).
24.-EL CAZADOR Y LA PERDIZ. E 285-Sam (IV, 3).
25.- EL CERVATILLO Y SU MADRE. E(P247), Sam(I, 15).
26.- EL CUERVO ENFERMO. E ( CH 168), B(78), Sam (III, 3) el milano enfermo.
27.- EL PASTOR BROMISTA. E (CH 318=P210), LF (      ), Sam (II, 4) “el zagal y las ovejas”, Cuento de Pascualillo el mentiroso.
28.- LA TORTUGA Y EL ÁGUILA. E (Ch 351 =P230), B(115), Sam (IV, 11).
29.- EL MONTE DE PARTO. F (IV, 24), Fedro: “Mons parturiens”, El parto de los montes, (IV, XXIV), Influjos: Horacio, “Epistola ad Pisones” (Ep. Libro II,3, v 138), Plutarco, Vidas Paralelas (Vida de Agesilao, XXXV), Arcipreste de Hita,  L.B.A, “Enxiemplo de cuando la tierra bramava”, cuartetas (98 a 100), LF (V. 10), “la montagne qui accouche”,  Sam (II, 15).
30.- LAS RANAS QUE PIDIERON REY A JÚPITER. E (CH 66= P44), F (I, 2), L.B.A: (199-207), LF (III, 4), Sam (II, 15).
31.- EL PERRO QUE LLEVABA UN TROZO DE CARNE EN LA BOCA. Teognis, E (Ch 185= P 133), B (79), F(I, 4), LBA: (226-229), LF (VI, 17), Lope de Vega, pág 28 (Sam).
32.- EJEMPLO DEL CABALLO Y DEL ASNO. E (CH 141= P 181), L.B.A: (237-245), LF (VI, 16), Sam (V, 3).
33.- EL RUISEÑOR Y EL GAVILÁN. E (CH 8= P4), Hesíodo (fábula del halcón y el ruiseñor, en “los Trabajos y los Días”), Sam (IX, 9) “el ruiseñor y el mochuelo.
34.- EL LOBO ATRAGANTADO POR UN HUESO Y LA CIGÜEÑA. E ( CH 224= P 156), B ( 94), F (I, 8), L.B.A: 252-256),  LF(III, 9), Sam(II, 6).
36.-. EL GRAJO Y LOS PÁJAROS. E(CH 162= P 101), “ El grajo y los pájaros”, F ( I, 3),Graculus superbus et pavus,  L.B.A: (285-290), El pavón y la corneja, LF (IV, 9), Sam (IV, 18).
37.-EL LOBO,  LA RAPOSA Y EL MONO JUEZF (I, 10), L.B.A: (321-371), LF (II, 3), Sam (V, 13).
38.- ENXIEMPLO DEL LEÓN QUE SE MATÓ CON IRA. L.B.A: cuartetas (311-316), F (I, 21), LF (III, 14), Sam (III, 4).
39.- EL LEÓN, EL LOBO Y LA ZORRA. E (CH 205 = P 258), L.B.A: (893-903), LF (VIII, 3), Sam, (IV, 25).
40. -EL BURRO JUGUETÓN Y SU AMO. E (CH 276 = P 91), B (12), el burro y el perrito de lujo, L.B.A: (1401-1411), ejemplo del asno y el blanchete.
41.- EL LEÓN Y EL RATÓN.  E ( CH 206 = P 150), L.B.A: (1425-1436), LF (II, 11), le lion et le Rat, Sam (IV, 12).
42.- LA LIEBRE Y LAS RANAS. E (CH 191 = P 138), L.B.A: (1445-1453), LF (II, 14), Le lièvre et les Grenouilles, Sam (IV, 13).

BIBLIOGRAFÍA:

La Fontaine Fables, contes et nouvelles”, Bibliothèque de la Pléiade, NRF- Gallimard ed. Paris, 1954.
La Fontaine, “Fables”. Edit. Bordas de P. .Michel y M. Martin, (Paris, Bruselas, Montreal), 1973.
Fábulas de Esopo, Vita de Esopo . Babrio. Edit. Gredos.

Fabulas de Esopo, Edit. Chambry, Belles Lettres, Paris.





Luciano de Samosata.Relatos Fantásticos y sus Influencias


LA INFLUENCIA DE LUCIANO DE SAMOSATA Y DE SUS RELATOS FANTÁSTICOS

(Sacado del artículo “El aprendiz de brujo: de Luciano a Walt Disney pasando por Goethe” (pp. 747-755) publicado en internet por ROSA PEDRERO UNED (Madrid) y del blog de Ricardo L. Rodríguez., profesor de Enseñanza Secundaria de Griego, contiene el video de Disney.



El cuento del aprendiz de brujo aparece por primera vez en Luciano de Samosata y se refleja en un poema o balada de Goethe del siglo XVIII, que a su vez influyó en el scherzo musical de P. Dukas del s.XIX. Dukas compuso un poema sinfónico en forma de scherzo titulado “L’apprenti sorcier”o “el aprendiz de brujo” estrenado en Paris en 1897, y esta música y tema inspiró a Walt Disney en su Fantasía del año 1940, que creó para D. Animados el Sorcerer’s Apprentice donde el ratón Mickey Mouse es el aprendiz de brujo.

Temática original de Luciano : El relato del aprendiz de brujo de Luciano aparece en el Philopseudés(el aficionado a la mentira) donde Éucrates espía a un mago Páncrates y repite el conjuro de tres sílabas para hacer moverse a una escoba, ésta le trae agua de la fuente sin parar y como no recuerda el conjuro para deshacer el hechizo, Éucrates, el aprendiz parte con un hacha la escoba en dos, pero esta se multiplica y sigue trayendo agua, hasta que por fin el mago llega a casa y salva la situación de la inundación. Ver libro de texto de 1º Bach. Editorial Santillana, lección nº 5. Otra influencia reciente es la novela de Luis Landero, El mágico aprendiz (Barcelona 1999), que utiliza esta visión pesimista del relato para recrear toda una compleja trama, en la que la idea principal es la de una pobre gente que necesita un estimulo para salir del vacío material o espiritual de su existencia. Aquí no interviene la magia, pero si el azar, que va a sacar temporalmente al protagonista y a sus compañeros, de la rutina y la mediocridad de sus vidas. No hay escobas que andan y traen agua, pero sí elementos, frutos de la casualidad, que cambian la vida del protagonista y transforman su monótona existencia en una aventura. La historia termina, como en todas las versiones anteriores del tema, de mala manera. Pero el protagonista se resigna a ello, porque lo que realmente importa es haber intentado siquiera por un tiempo, salir de su rutinaria existencia.



El himno a Deméter de Homero en Antonio Machado

Del blog de Juan Carlos Sánchez Sottosanto
http://sanchezsottosanto.over-blog.es/article-grecia-y-roma-en-la-lengua-de-castilla-i-machado-y-demeter-95139460.html


Tuesday 27 december 2011 2 27 /12 /Dic /2011 17:04 Grecia y Roma en la lengua de Castilla I: Machado y Deméter


El paisaje andaluz, el leit motiv de encinas y de olivos, el viejo mito de Deméter que pierde a su hija (Himnos homéricos, II, A Deméter), las preocupaciones existenciales, la sensibilidad y la espléndida pericia poética se conjugan para este texto asombroso de Antonio Machado, de los menos recorridos, quizás porque su relato suene como anacrónico al desprevenido, o como culterano al acostumbrado a la supuesta “sencillez”, readibility, de otros poemas suyos.

En viejas ediciones de Losada, el polígrafo dominicano Pedro Henríquez Ureña decidió ponerlo íntegro junto a la versión de Segalá de los himnos homérico que venían como adenda en el segundo volumen de la Ilíada. Invertimos esa buena decisión; en tipografía más pequeña damos debajo ese mismo himno, en versión fragmentaria.



Antonio Machado: poema de nuevas Canciones titulado

“Olivo del camino"

A la memoria de D. Cristóbal Torres

I

Parejo de la encina castellana

crecida sobre el páramo, señero

en los campos de Córdoba la llana

que dieron su caballo al Romancero,

lejos de tus hermanos

que vela el ceño campesino -enjutos

pobladores de lomas y altozanos,

horros de sombra, grávidos de frutos-,

sin caricia de mano labradora

que limpie tu ramaje, y por olvido,

viejo olivo, del hacha leñadora,

¡cuán bello estás junto a la fuente erguido,

bajo este azul cobalto,

como un árbol silvestre espeso y alto!


II

Hoy, a tu sombra, quiero

ver estos campos de mi Andalucía,

como a la vera ayer del Alto Duero

la hermosa tierra de encinar veía.

Olivo solitario,

lejos de olivar, junto a la fuente,

olivo hospitalario

que das tu sombra a un hombre pensativo

y a un agua transparente,

al borde del camino que blanquea,

guarde tus verdes ramas, viejo olivo,

la diosa de ojos glaucos, Atenea.


III

Busque tu rama verde el suplicante

para el templo de un dios, árbol sombrío;

Deméter jadeante

pose a tu sombra, bajo el sol de estío.

Que reflorezca el día

en que la diosa huyó del ancho Urano,

cruzó la espalda de la mar bravía,

llegó a la tierra en que madura el grano.

Y en su querida Eleusis, fatigada,

sentóse a reposar junto al camino,

ceñido el peplo, yerta la mirada,

lleno de angustia el corazón divino...

Bajo tus ramas, viejo olivo, quiero

un día recordar del sol de Homero.



IV

Al palacio de un rey llegó la dea,

sólo divina en el mirar sereno,

ocultando su forma gigantea

de joven talle y redondo seno,

trocado el manto azul por burda lana,

como sierva propicia a la tarea

de humilde oficio con que el pan se gana.

De Keleos la esposa venerable,

que daba al hijo en su vejez nacido,

a Demofón, un pecho miserable,

la reina de los bucles de ceniza,

del niño bien amado

a Deméter tomó para nodriza.

Y el niño floreció como criado

en brazos de una diosa,

o en las selvas feraces

-así el bastardo de Afrodita hermosa-

al seno de las ninfas montaraces.



V

Mas siempre el ceño maternal espía,

y una noche, celando a la extranjera,

vio la reina una llama. En roja hoguera

a Demofonte, el príncipe lozano,

Deméter impasible revolvía,

y al cuello, al torso, al vientre, con su mano

una sierpe de fuego le ceñía.

Del regio lecho, en la aromada alcoba,

saltó la madre; al corredor sombrío

salió gritando, aullando, como loba

herida en las entrañas: ¡hijo mío!



VI



Deméter la miró con faz severa.

-Tal es, raza mortal, tu cobardía.

Mi llama el fuego de los dioses era.

Y al niño, que en sus brazos sonreía:

-Yo soy Deméter que los frutos grana,

¡oh príncipe nutrido por mi aliento,.

y en mis brazos más rojo que manzana

madurada en otoño al sol y al viento!...

Vuelve al halda materna, y tu nodriza

no olvides, Demofonte, que fue una diosa;

Ella trocó en maciza

tu floja carne y la tiñó de rosa,

y te dio el ancho torso, el brazo fuerte,

y más te quiso dar y más te diera:

con la llama que libra de la muerte,

la eterna juventud por compañera.



VII

La madre de la bella Proserpina

trocó en moreno grano,

para el sabroso pan de blanca harina,

aguas de abril y soles de verano.

Trigales y trigales ha corrido

la rubia diosa de la hoz dorada,

y del campo a las eras del ejido,

con sus montes de mies agavillada,

llegaron los huesudos bueyes rojos,

la testa dolorida al yugo atada,

y con la tarde ubérrima en los ojos.

De segados trigales y alcaceles

hizo el fuego sequizos rastrojales;

en el huerto rezuma el higo mieles,

cuelga la oronda pera en los perales,

hay en las vides rubios moscateles,

y racimos de rosa en los parrales

que festonan la blanca almacería

de los huertos. Ya irá de glauca a bruna,

por llano, loma, alcor y serranía,

de los verdes olivos la aceituna...

Tu fruto, ¡oh polvoriento del camino

árbol ahíto de la estiva llama!,

no estrujarán las piedras del molino,

aguardará la fiesta, en la alta rama,

del alegre zorzal, o el estornino

lo llevará en su pico, alborozado.

Que en tu ramaje luzca, árbol sagrado,

bajo la luna llena,

el ojo encandilado

del búho insomne de la sabia Atena.

Y que la diosa de la hoz bruñida

y de la adusta frente

materna sed y angustia de uránida

traiga a tu sombra, olivo de la fuente.

Y con tus ramas la divina hoguera

encienda en un hogar del campo mío,

por donde tuerce perezoso un río

que toda la campiña hace ribera

antes que un pueblo, hacia la mar, navío.



EL HIMNO HOMÉRICO II DE HOMERO.

El tema de este poema en Machado y en Homero es el mismo: ”El rapto de Perséfone por el dios de los muertos, Hades y la búsqueda de su madre Deméter hasta que después de ayunar mientras la busca funda los misterios de Eleusis en esta ciudad donde encontró a su hija. Estos rituales mistéricos tenían que ver con la inmortalidad y los muertos como se observa en el intento de Deméter de inmortalizar a Demofonte.

Busto de Homero
Adenda: HIMNO HOMÉRICO II, A DEMÉTER


Pero a ella un dolor más cruel y más perro le llegó al ánimo. Irritada contra el Cronión, amontonador de nubarrones, tras apartarse en seguida de la asamblea de los dioses y del grande Olimpo, marchó a las ciudades de los hombres y a sus pingües cultivos, desfigurando por mucho tiempo su aspecto. Ninguno de los hombres ni de las mujeres de ajustada cintura la reconocían al verla, hasta cuando llegó a la morada del prudente Celeo, que era por entonces señor de Eleusis, fragante de Incienso.

Se sentó a la vera del camino, afligida en su corazón, en el pozo Partenio, de donde sacaban agua los de la ciudad. A la sombra, pues por encima de ella crecía la espesura de un olivo, y con el aspecto de una anciana muy vieja, que está ya lejos del parto y de los dones de Afrodita amante de las coronas, como son las nodrizas de los hijos de los reyes que dictan sentencias, y las despenseras en sus moradas llenas de ecos.

La vieron las hijas de Celeo, el Eleusínida cuando iban a por el agua cómoda de sacar, para llevársela en broncíneas cántaras a las moradas de su padre la diosa puso sus pies sobre el umbral (de la casa de Celeo) y su cabeza tocó el techo. Llenó las puertas con su divino resplandor. Le cedió su sitial (Metanira, la esposa de Celeo) y la invitó a sentarse. Mas no quiso Deméter, dispensadora de las estaciones, la de espléndidos dones, sentarse sobre el resplandeciente sitial, sino que permanecía taciturna, fijos en tierra sus bellos ojos, hasta que la diligente Yambe dispuso para ella un bien ajustado asiento y lo cubrió por encima con un vellón blanco como la plata.

Sentada allí, se echó el velo por delante con sus manos. Largo rato, silenciosa, apesadumbrada, estuvo sentada sobre su asiento y a nadie se dirigió ni de palabra ni con su gesto. Sin una sonrisa, sin probar comida ni bebida, se estuvo sentada, consumida por la nostalgia de su hija de ajustada cintura, hasta que la diligente Yambe, con sus chanzas y sus muchas bromas, movió a la sacra soberana a sonreír, a reír y a tener un talante propicio, ella que también luego, más adelante, agradó a su modo de ser.

Metanira le dio una copa de vino dulce como la miel, una vez que la llenó. Pero ella rehusó, pues decía que no le era lícito beber rojo vino. Le instó, en cambio, a que le sirviera para beber harina de cebada y agua, después de mezclarla con tierno poleo.

Y ella, tras preparar el ciceón, se lo dio a la diosa como le había encargado. Al aceptárselo, inauguró el rito la muy augusta Deó. Y entre ellas comenzó a hablar Metanira...

(Habla Deméter) -De tu hijo (del de Metanira) me ocuparé de buen grado, como me encargas. Lo criaré y no le hará daño, por negligencias de su nodriza, espero, el maleficio ni la hierba venenosa. Pues conozco un antídoto mucho más poderoso que el cortador de hierba y conozco un excelente amuleto contra el muy penoso maleficio.

Metanira:

-¡Hijo mío, Demofoonte! ¡La extranjera te oculta en un gran fuego y me sume en llanto y en crueles preocupaciones!



Así dijo, angustiada, y la oyó la divina entre las diosas. Irritada contra ella, Deméter, la de hermosa corona, al hijo amado al que ella había engendrado, inesperado, en el palacio, lo dejó con sus manos inmortales lejos de sí, en el suelo, tras sacarlo del fuego, terriblemente encolerizada en su ánimo. Y al tiempo le dijo a Metanira, la de hermosa cintura:

-¡Hombres ignorantes, ofuscados para prever el destino de lo bueno y lo malo que os acucia. También tú, efectivamente, por tus insensateces has causado un desastre irreparable. Sépalo, pues, el agua inexorable de la Éstige, por la que los dioses juran. Inmortal y desconocedor por siempre de la vejez iba a hacer a tu hijo, e iba a concederle un privilegio imperecedero. Mas ahora no es posible que escape a la muerte y al destino fatal.

Con todo, un privilegio imperecedero tendrá por siempre, a causa de que estuvo subido en mis rodillas y se durmió en mis brazos. En las debidas estaciones, cuando los años cumplan su ciclo, los hijos de los eleusinos trabarán en su honor un combate y una lucha terrible entre sí por siempre, por el resto de sus días.

Soy Deméter, la venerada, que proporciona el mayor provecho y alegría a inmortales y mortales. Pero ¡ea!, que todo el pueblo me erija un gran templo y un altar dentro de él, al pie de la ciudadela y del elevado muro, por cima del Calícoro, sobre una eminencia de la colina. Los ritos, los fundaré yo misma, para que en lo sucesivo, celebrándolos piadosamente, aplaquéis mi ánimo.

Dicho esto, la diosa cambió de estatura y de aspecto, rechazando la vejez. En su torno y por doquier respiraba belleza. Un aroma encantador de su fragante templo se esparcía. De lejos brillaba la luminosidad del cuerpo inmortal de la diosa. Sus rubios cabellos cubrían sus hombros, y la sólida casa se llenó de un resplandor como el de un relámpago.

....Ellos de inmediato obedecieron, y prestaban oído a lo que decía; así que lo construyeron como había ordenado, y fue progresando según la voluntad de la diosa.

...Mientras, la rubia Deméter, sentada allí aparte de los Bienaventurados todos, permanecía consumida por la nostalgia de su hija de ajustada cintura.

Hizo que aquel fuera el año más espantoso para los hombres sobre la tierra fecunda, y el más perro de todos, pues la tierra ni siquiera hacía medrar semilla alguna, ya que las ocultaba Deméter, la bien coronada. Muchos corvos arados arrastraban en vano los bueyes sobre los labrantíos y mucha cebada blanca cayó, inútil, a tierra.

De seguro habría hecho perecer a la raza toda de los hombres de antaño por la terrible hambre, y habría privado del magnífico honor de las ofrendas y sacrificios a los que ocupan olímpicas moradas, si Zeus no se hubiese percatado y lo hubiera meditado en su ánimo.

(Después de haber recuperado a Perséfone, Zeus envía a Iris, la mensajera de los dioses, quien dirige estas palabras a Deméter)

-¡Aquí, hija! Te llama Zeus tonante, cuya voz se oye de lejos, para que vayas junto a las estirpes de los dioses. Prometió que te daría las honras que quisieras entre los dioses inmortales. Accedió asimismo a que tu hija permaneciera la tercera parte del transcurso del año bajo la nebulosa tiniebla, inmortales. plirá y lo confirmó con una señal de su cabeza. Así que ven, hija mía, y obedécele. No sigas constantemente irritada, fuera ya de lugar, contra el Cronión amontonador de nubarrones, sino haz crecer en seguida el fruto que da vida a los hombres.

Así habló. Y no desobedeció la bien coronada Deméter. En seguida hizo surgir el fruto de los labrantíos de glebas fecundas. La ancha tierra se cargó toda de frondas y flores. Y ella se puso en marcha y enseñó a los reyes que dictan sentencias, a Triptólemo, a Diocles, fustigador de corceles, al vigor de Eumolpo, y a Celeo, caudillo de huestes, el ceremonial de los ritos y les reveló los hermosos misterios, misterios venerables que no es posible en modo alguno trasgredir, ni averiguar, ni divulgar, pues una gran veneración por las diosas contiene la voz.

¡Feliz aquel de entre los hombres que sobre la tierra viven que llegó a contemplarlos! Mas el no iniciado en los ritos, el que de ellos no participa, nunca tendrá un destino semejante, al menos una vez muerto, bajo la sombría tiniebla.

Así pues, cuando los hubo instruido en todo la divina entre las diosas, se pusieron en marcha hacia el Olimpo a la asamblea de los demás dioses. Allí habitan, junto a Zeus, que se goza con el rayo, augustas y venerables.