27 ene. 2012

Inmortales-2011.Tarsem Sing.Fotos del reparto de los actores








Minotauro y Teseo

Estavros, Teseo, Fedra y sacerdote

Evans como Zeus

Lutz como Poseidón

La cuestión homérica.Wikipedia libre

Cuestión homérica


De Wikipedia, la enciclopedia libre

La llamada cuestión homérica se refiere al debate sobre la existencia del escritor griego Homero. Se refiere también a la discusión que se ha producido en torno a la verdadera identidad del autor de la Ilíada y la Odisea y subsidiariamente a la paternidad y formación de las obras que se le atribuyen.

Contenido

1 Significado de Homero

• 2 Debate en la Antigüedad

• 3 Debate en los siglos XVIII y XIX

• 4 Debate en el siglo XX

4.1 Teoría oral

4.2 Escuela neoanalítica

• 5 Referencias

• 6 Enlaces externos

Significado de Homero

En griego, su nombre es Homēros. Muchas etimologías han sido propuestas para este nombre, que es idéntico a la palabra griega para rehén.

Hay una teoría que especifica que este nombre se originó de una sociedad de poetas llamada Homéridas, que literariamente significa hijos de rehenes o descendientes de prisioneros de guerra. Como esos hombres no fueron enviados a la guerra pues su lealtad en el campo de batalla era motivo de sospechas, ellos no pudieron ser asesinados en batallas, así que fueron comisionados a conmemorar la batalla con la poesía épica, para recordar eventos pasados, ocurridos en el tiempo anterior a que la instrucción viniera al círculo de poetas.

Debate en la Antigüedad

Este debate tuvo sus raíces en la antigüedad; se conservan siete vidas o biografías de Homero, todas posiblemente legendarias, diferentes y algunas bastante remotas, aunque tiene especial crédito una que le hace natural de Quíos y ciego; se le atribuyeron muchas obras, no sólo esas dos: Calino hizo suya La Tebaida ,1 sobre el tema de Los siete contra Tebas, que posteriormente dramatizó Esquilo; Arquíloco y Aristóteles le asignaron la composición del Margites y Píndaro la Cipriada ,2 un poema sobre los hechos anteriores a la Guerra de Troya; el historiador Tucídides, por su parte, le creía autor del Himno a Apolo Delio 3 y también hay otros himnos que le han sido atribuidos. En el periodo helenístico, los filólogos alejandrinos Jenón y Helánico llegaron a la conclusión, a partir de las diferencias y contradicciones de todo tipo que hallaron entre la Ilíada y la Odisea , que sólo la primera de estas epopeyas fue compuesta por Homero, por lo que fueron llamados corizontes o "separadores". Su opinión fue rechazada por más afamados filólogos alejandrinos como Aristarco de Samotracia, Zenódoto de Éfeso y Aristófanes de Bizancio.4



Debate en los siglos XVIII y XIX



Precedidos por las especulaciones del abad François Hédelin d'Aubignac en su obra póstuma Conjeturas académicas (1715) así como de Giambattista Vico en ese mismo siglo, el debate volvió con fuerza a comienzos del siglo XIX, cuando el filólogo Friedrich August Wolf cuestionó la unidad de los poemas homéricos al entender, a partir del estudio de la forma y fondo de estas epopeyas y sus contradicciones internas en su obra Prolegomena ad Homerum , "Introducción a Homero", (1795), que ambos se habían formado a partir de poemas orales menores compuestos en épocas diferentes por distintos rapsodas y aedos y que fueron refundidos en un solo texto alrededor del siglo VI

a. C., cuando el tirano Pisístrato designó una comisión de personas instruidas para reunir los poemas de Homero y fijar un texto único definido. Esta teoría se avenía bien con la creencia del Romanticismo en un volkgeist , "genio o espíritu del pueblo", autor colectivo y anónimo de una poesía nacional. Karl Lachmann acreditó la teoría de los cantos autónomos en sus Consideraciones sobre la Iliada de Homero (1837), y la teoría siguió desarrollándose con las aportaciones fundamentales de Adolf Kirchhoff (Sobre la Odisea de Homero y su formación, 1859; 2.ª ed. 1879) y de Ulrich von Wilamowitz-Moellendorff en sus Investigaciones homéricas , 1884.5 6

Así pues, surgieron dos posturas enfrentadas respecto a la unidad en la autoría de los poemas homéricos que, con matices, sobreviven en la actualidad:

Los analistas defienden la intervención de varias manos distintas en la elaboración de cada uno de los poemas homéricos, que además serían producto de la recopilación de pequeñas composiciones populares preexistentes.

Frente a ellos se halla un punto de vista unitario que sostiene que cada uno de los poemas homéricos tiene una concepción global y una inspiración creativa que impide que puedan ser resultado de una compilación de poemas menores.

Algunos de los defensores del punto de vista unitario, sin embargo, señalan que las diferencias existentes entre ambos poemas sugieren la presencia de un autor distinto para cada uno de los dos poemas.



Debate en el siglo XX



En el siglo XX todavía siguió profundizándose en las ideas de Wolf, con los trabajos de Eduard Schwartz y muchos otros hasta hacerse una cuestión prácticamente interminable. Sin embargo, como el origen de los poemas en la poesía oral tradicional ha sido universalmente admitido, la cuestión homérica ha retrocedido en importancia o, en menor medida, ha sido drásticamente reformulada.



Teoría oral



Los eruditos generalmente aceptan, a partir de los estudios realizados por Milman Parry y Albert Lord, que la Ilíada y la Odisea son el producto de una tradición oral transmitida a través de varias generaciones. Las fuentes antiguas ya señalaban que los poemas homéricos eran interpretados y transmitidos oralmente. Un análisis de la estructura y el vocabulario de ambas obras muestra que los poemas contienen frases repetidas regularmente, incluyendo la repetición de versos completos. Parry afirmó que los trozos de lenguaje repetitivo, llamados «fórmulas», fueron heredados por el poeta de sus predecesores.

Según Albert Lord en las notas de su obra The Singer of Tales

Los poetas dentro de la tradición oral, como Homero, crean y modifican sus cuentos mientras que los realizan. Así, Homero pudo "tomar prestados" de otros autores, pero ciertamente, él impuso un estilo propio a su obra



Escuela neoanalítica

Una escuela denominada neoanalítica, compuesta por autores como Ken Dowden en 1996, ha interpretado los poemas homéricos en relación con el oralismo como resultado de la obra de un poeta a la vez recopilador y creador, a partir de material de material que llegó a su poder de forma oral.7

Referencias

1. ↑ Pausanias, Descripción de Grecia

, ix,9,5. , página 95. Madrid, Gredos, 1979. ISBN 84¬249-3524-1.


2. ↑ Alberto Bernabé Pajares, Fragmentos de

épica griega arcaica

3. ↑ Tucídides, Historia de la guerra

del Peloponeso iii,104.

4. ↑ López Eire, Antonio (2005). «Introducción». Odisea (36ª edición). Madrid: Espasa. pp. 14-15. ISBN 84-239-1870-X.

5. ↑ Lesky, Albin (2009). Historia de la

literatura griega I

(1ª edición). Madrid: Gredos. pp. 87-88. ISBN 978¬84-249-0178-3.

6. ↑ López Eire, Antonio (2005). «Introducción». Odisea

7. ↑ García Iglesias, Luis (2000). Los orígenes del pueblo griego . Madrid: Síntesis. pp. 245-246. ISBN 84-7738-520-3.

(36ª edición). Madrid: Espasa. pp. 11-13. ISBN 84-239-1870-X.


EL ENIGMA DE HOMERO

Desde la Antigüedad existe la duda de que Homero sea el autor de La Ilíada y La Odisea e, incluso, de que haya existido alguna vez como ser real. Para unos, Homero es el nombre patronímico de una escuela de cantores; para otros, el principal de los aedos compiladores de las tradiciones griegas, y para otros el autor del núcleo principal de ambas obras

LA CUESTIÓN HOMÉRICA

Llamamos «cuestión homérica» a la duda existente desde la Antigüedad de que Homero sea realmente el autor de La Ilíada y La Odisea, e incluso de que como ser real existiese alguna vez.

A Homero le fueron atribuidas distintas epopeyas. Calino le atribuye La Tebaida (Los siete contra Tebas, posteriormente llevado al teatro por Esquilo). Arquíloco y Aristóteles le atribuyen El Margites (sobre el necio que cree entender de todo y no entiende de nada). Píndaro, por su parte, le atribuye La Cipriada (acontecimientos anteriores a la guerra de Troya: el juicio de Paris, el rapto de Helena, etc.), y Tucídides el Himno a Apolo Delio.

Todo esto además de La Ilíada y La Odisea, así como de varios himnos Homéricos a los dioses.

Pronto surgen las dudas, sobre todo al observar las contradicciones de alguno de estos poemas con La Ilíada.

Ya en el siglo IV a.C. sólo se le atribuyen La Ilíada y La Odisea, y se forma una escuela de críticos, los corizontes o reparadores, que debían comprobar y estudiar la fuente de los poemas. La duda ya está en marcha.

En época romana sigue la controversia. Séneca, Cicerón y Josefo se ocupan del tema. Pero después de un tiempo de silencio, es a finales del siglo XVIII, con Federico Augusto Wolf y sus Prolegomena ad Homerum vive de opera Homericurum prisca et genuina forma verusque Mutationibus, cuando el tema vuelve a adquirir importancia. Wolf se fundaba en las contradicciones entre distintos cantos de La Ilíada, y la suposición de que, no siendo conocida la escritura en la época de su creación, se pudiera guardar memoria de unos poemas tan extensos. Calculaba que los poemas homéricos podrían haber sido creados desde el 950 a.C. hasta el 550 a.C., en que Pisístrato ordenó compilarlos.

Wolf más bien pensaba que ambas obras se habían ido componiendo, aumentando y corrigiendo a través de todos esos años por distintos rapsodas, aedos y cantores de los muchos que por entonces recorrían Grecia, con el báculo distintivo de su oficio, de los cuales Homero habría sido el mejor, razón por la que las dos epopeyas más importantes le eran atribuidas.
Estas suposiciones de Wolf encontraron gran credibilidad en la Alemania de su época, en la que triunfaba el movimiento romántico, que consideraba que las epopeyas en general son hijas de la naturaleza, o sea, que surgen del alma del pueblo y no del genio de un individuo.

Como consecuencia, La Ilíada fue dividida, según las diferentes versiones, en 3, 16 ó 18 cantos primitivos (cuenta con un total de XXIV cantos), y Homero convertido en el nombre patronímico de una Escuela de cantores, para otros el principal de los aedos compiladores de las tradiciones griegas, y para otros el autor del núcleo principal de ambas obras. Apoyado en estas tesis, el historiador Hermann suponía que La Aquilea sería el núcleo de La Ilíada y El Nostos (Regreso) el de La Odisea.

Los posteriores descubrimientos de Schliemann en Troya, Ítaca y Micenas, de Evans en Knossos y Halbherr en Faestos reforzaron unas veces y combatieron otras estas conclusiones, dando lugar a dos claras corrientes:

La primera divide aún más los poemas. La segunda apuesta por la unidad de ambos poemas y la existencia de un hombre de genio, que apoyándose en una serie de tradiciones ya existentes, las amplió y les dio unidad y grandeza.

Esta última tesis fue apoyada por investigadores como Lehrs, F. G. Welcker y C. O. Müller.

También sirvieron de refrendo a estas conclusiones la unidad estética de ambos poemas, así como el hecho de que ambos fueron escritos en hexámetros y las interpolaciones posteriores son perfectamente identificables dentro del texto primitivo.

Otro de los argumentos de Wolf al considerar que, desconociéndose la escritura en la época de composición de las epopeyas mal podrían haberse conservado, fue destruido por los descubrimientos de Petrie en Egipto y Evans en Creta, por los que se demostraba la existencia de cierto tipo de escritura jeroglífica o lineal en el Mediterráneo oriental veinte siglos antes de nuestra era.

En las últimas investigaciones se encontraron restos civilizatorios altamente tecnificados en las costas griegas de hace más de treinta siglos antes de nuestra era. Por otro lado, se ha comprobado la posibilidad de que personas entrenadas para ello, como los aedos griegos, recuerden y repitan una composición de la extensión de ambos poemas.

Se ha esgrimido también, como razón de la duda sobre la autoría de La Ilíada y La Odisea, la variedad de lenguas en que fueron escritas, lenguas de las distintas tierras de Grecia, y no sólo de la península, sino también de las colonias griegas de Asia Menor y de las islas del Egeo. Contra esto se puede argumentar que es más fácil pensar que una persona de la profesión de Homero, o sea, acostumbrada a viajar, conociese varias lenguas e hiciese una síntesis guardando la unidad, que el hecho de que distintos cantores con distintas lenguas compusieran cada uno una parte, con lo que la unidad del poema quedaría quebrada.

Otra duda sobre su antigüedad se basa en que a la vista de los descubrimientos arqueológicos correspondientes a la época en que transcurre la acción, los objetos encontrados no corresponderían a los descritos por Homero. De todos modos los poemas homéricos son muy posteriores a la guerra y regreso de Ulises propiamente, por lo que se pueden producir alteraciones en las descripciones de objetos, como ocurre con los cantos de gesta medievales.

Para terminar con la lista de argumentos a favor y en contra de la paternidad de Homero sobre La Ilíada y La Odisea, citaré uno de los más interesantes. La aparición y utilización del hierro es posterior a la del bronce. Pues bien, en La Ilíada se describen objetos de hierro y en La Odisea de bronce. Por tanto ésta debería ser anterior. Sin embargo, en algunas civilizaciones como la egipcia la edad de hierro fue inmediatamente posterior a la de piedra, y numerosas tribus utilizan actualmente el hierro sin haber conocido el bronce. Además, en ambos poemas aparecen los dos metales. El bronce es utilizado en objetos bélicos y suntuosos y el hierro en útiles cotidianos.



La falta de datos históricos sobre Homero no es significativa como duda profunda sobre su existencia real. De hecho, de personajes posteriores como Praxiteles e incluso del mismo Sócrates tampoco existen datos rotundos.



En La Ilíada y en La Odisea, así como en otros poemas cíclicos, se presupone la existencia de poemas anteriores que aclaren el relato. Por ejemplo, La Ilíada corresponde a un corto período de tiempo dentro de la guerra de Troya, que duró diez años, en este caso, casi el final de la guerra. En los dos poemas homéricos se habla de dos héroes del nordeste de Grecia, Aquiles y Ulises, jefes de la conquista de doce ciudades marítimas y once interiores (Troya fue la duodécima de las segundas). Y todas ellas se hallaban en la zona de asentamiento de posteriores colonias eolias, que fueron divididas precisamente en grupos de doce y colonizadas desde la Grecia del nordeste.



Con respecto a la estructura de la obra se observan claramente varios estilos y partes diferentes. Las narraciones se desarrollan como hechos principales (que podrían ser originarios de Homero o del principal homérida), y episodios que se entrecruzan.



En La Odisea la Telemaquia (I a IV) es un agregado, y la Nekya (XXIV) es tardía.



Para comprender la preeminencia que para el mundo helénico tuvieron La Ilíada y La Odisea, bastan estos datos que cita M. I. Finley: «De todos los restos y fragmentos de obras literarias hallados en Egipto que han sido publicados hasta 1963 hay un total de 1.596 libros de o sobre autores cuyos nombres son identificables. Esta cifra representa ejemplares, no títulos separados. De los 1.596, cerca de la mitad eran copias de La Ilíada o La Odisea, o comentarios sobre ellas. La Ilíada supera a La Odisea por cerca de tres a uno. El resto de autores va muy por detrás.

Todo griego culto tenía en su casa una copia o varias de ambas obras, aunque sabía por lo general varias tiras de los poemas de memoria y recurría a las copias en caso de duda.

Quizás esto sirva para comprender la pervivencia de estas obras y su importancia en la Literatura Universal y en las estructuras de pensamiento clásico y contemporáneo que sobreviven dentro de nosotros mismos.